La mesa de luces que revolucionó el teatro andaluz

Carlos Góngora es uno de los rostros más conocidos en la Feria de Teatro en el Sur de Palma del Río. Fundador y director de la compañía de teatro Axioma, lleva viniendo al festival desde sus inicios hace ahora 32 años. “En realidad, llevo viniendo desde antes de que comenzara la Feria”, asegura Góngora. Entre los 70 y los 80, Palma del Río, por su situación geográfica casi en el centro de Andalucía, cerca de las grandes ciudades y bien comunicada, era el sitio ideal para instalarse con su compañía como base para las giras de Axioma. El director recuerda que “Ramón López, que entonces era un joven concejal, nos ofreció la Casa de la Cultura, que estaba casi en ruinas, para quedarnos, y allí dormíamos en colchonetas”.

Carlos Góngora, durante la entrega de la mesa al Ayuntamiento de Palma del Río.

Carlos Góngora, durante la entrega de la mesa al Ayuntamiento de Palma del Río.

En aquella época del incipiente teatro andaluz las condiciones técnicas no eran ni remotamente parecidas a las actuales. No existían mesas de luces para controlar la intensidad y los efectos de iluminación, sino un revoltillo de cables, enchufes e interruptores que había que activar individualmente; “antes sólo había cables y un cubo con agua y sal que usábamos para subir y bajar y la corriente”, rememora Carlos Góngora.

Así que los miembros de Axioma se lanzaron a construir una innovación técnica: la primera mesa de luces de Andalucía, y quién sabe si de España. Con los materiales disponibles, construyeron este artefacto que aún se conserva en perfecto estado y que ha sido donado al futuro Museo del Teatro Andaluz de Palma del Río, que ya cuenta con otros objetos de la compañía Axioma.

La mesa de sonido de Axioma.

La mesa de sonido de Axioma.

“Aquella mesa era una maravilla”, afirma Carlos Góngora, hasta el punto de que no sólo servía para los espectáculos de Axioma, sino que viajó por toda Andalucía para controlar la iluminación en conciertos, festivales y todo tipo de actuaciones, como las de Julio Iglesias, Lola Flores, Eduardo Aute…

Muchos de aquellos artistas firmaron la cubierta protectora de la mesa (hasta 20-30 rúbricas de artistas destacados de la época), y probablemente eso hizo que se convirtiera en el objeto de deseo de los amigos de lo ajeno. En algún momento de una de las giras, la tapa de la mesa de luces fue robada, de modo que ahora está incompleta pero sigue siendo parte de la historia del teatro andaluz. Y como tal, ya está en su sitio: el Museo del Teatro de Palma del Río.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s